(Pulso) El presidente de la República, Sebastián Piñera, abordó esta mañana la marcha de la economía chilena y también el debate en torno a la reforma tributaria que empuja su administración luego que se aprobara la idea de legislar.

En el marco de la inauguración del proyecto de infraestructura complementaria de minera Los Pelambres (ligada al grupo Luksic), obras que involucran una inversión por US$ 1.300 millones, el mandatario destacó precisamente el positivo desempeño de este ítem en la economía chilena.

En esa línea, recordó una vez más que la inversión en nuestro país cayó cuatro años consecutivos, pero que “se recuperó con mucha fuerza el año pasado y va a seguir recuperándose”.

“El inicio de la construcción de esta infraestructura complementaria va a significar una buena noticia para la región, para la empresa porque nuestra economía necesita más inversión para generar más empleo y oportunidades”, dijo la autoridad.

El jefe de Estado reiteró la compleja situación económica que viven algunos países de la región, en la que se proyecta un estancamiento de la actividad.
“Queremos que Chile no sea parte de ese estancamiento y que siga creciendo a pesar de las dificultades”, dijo Piñera.

Y fue con ese escenario que abordó el tema tributario. Sobre el punto, afirmó que los países para avanzar tienen que hacer las cosas bien. “Hay que trabajar, tener una visión, tener voluntad y coraje. Estoy convencido de que Chile necesita una modernización tributaria”, afirmó.

El presidente reconoció que fue difícil aprobar la idea de legislar la iniciativa en la Comisión, pero que se debe trabajar por el bien de los chilenos con una meta. “Tenemos un desafío de que Chile sea el primer país de América en lograr antes de que termine la década en derrotar el subdesarrollo”, sostuvo.