(Pulso) Los trabajadores que hubieran ingresado a la División Chuquicamata de Codelco a partir de enero de 2020, no habrían tenido las mismas condiciones laborales que el resto de sus pares.

 Eso, siempre y cuando la oferta que hizo la estatal el viernes, por $14,1 millones y otros beneficios se hubiera aprobado este sábado.

Así lo dejó de manifiesto un comunicado de aclaración a trabajadores, relacionado con el acuerdo que se alcanzó con los dirigentes de los sindicatos 1, 2 y 3 el viernes.

“Los trabajadores que sean contratados con carácter indefinido a partir del 1 de enero de 2020, lo harían con un nuevo beneficio de salud a través de una isapre abierta”.

En ese sentido, fuentes sindicales señalaron que dicho consenso, que margina a los futuros trabajadores de afiliarse a isapres de Codelco, habría sido a cambio de lograr la salud de por vida en los planes de egreso, de cara a la salida de 1.700 trabajadores de aquí a 2023.

En los últimos días se generaron roces entre trabajadores y dirigentes, en especial con la presidenta del sindicato 1, Cecilia González, quien llamó a aprobar la propuesta.

En ese sentido, ayer se conocieron las actas del acuerdo, las que fueron firmadas por todos los dirigentes y muestran que todos estuvieron de acuerdo en aceptar la propuesta de la Corporación.

Así las cosas, el sindicato 1 decidió ayer no mantener más asambleas comunes con las otras agrupaciones, realizar votaciones sólo en su sede sindical y solicitar a la empresa que no se descuenten los días en huelga y se aumente el bono BAG para trabajadores con contrato posterior a 2010.