(El Mercurio) La expectativa de que la huelga en Chuquicamata sería corta primó incluso para definir los detalles de la inauguración del más ambicioso de los proyectos de inversión ejecutados por Codelco en sus casi 50 años de historia: el traspaso de la operación de esta centenaria mina de rajo abierto a subterránea, que demandó más de US$5.000 millones.

Originalmente, el acto estaba previsto para este miércoles 3 de julio, pero la extensión de la paralización de tres sindicatos de la faena nortina complicó la logística del evento que será encabezado por el Presidente Sebastián Piñera y al que serán convocados altos ejecutivos de la corporación y de la industria minera, los trabajadores de la estatal, las empresas contratistas de la nueva operación y las comunidades.

[Sigue leyendo sobre este tema en la edición impresa del diario]