(Reuters) China espera resolver su disputa comercial con Estados Unidos «con una actitud tranquila y racional», dijo este domingo el viceministro de Comercio del gigante asiático, Wang Shouwen, a dos semanas de que se inicie una nueva ronda de conversaciones entre las partes.

Washington y Pekín han estado inmersos en una guerra comercial durante más de un año, con impuestos recíprocos de miles de millones de dólares sobre los bienes del otro. El enfrentamiento entre las economías más grandes del mundo ha agitado los mercados financieros y amenazado el crecimiento global.

Una nueva ronda de diálogos de funcionarios de alto nivel de ambas partes se llevará a cabo en la capital estadounidense entre el 10 y 11 de octubre, liderada desde el lado chino por el principal asesor económico del presidente Xi Jinping, el viceprimer ministro Liu He.

Wang, quien ha sido parte del equipo negociador de China en el conflicto, dijo en una conferencia de prensa que Liu viajará a Washington para asistir a las conversaciones que se realizarán la semana posterior a las festividades por el Día Nacional de China, que terminan el 7 de octubre.

El viceministro de Comercio chino destacó que su país espera encontrar formas de resolver sus diferencias con Washington.

«Creemos que esto beneficiará tanto a las personas de los países como al mundo», agregó.

El gobierno de Donald Trump estaría considerando nuevas y radicales tácticas de presión financiera sobre Pekín, incluida la posibilidad de excluir a las compañías chinas de los mercados bursátiles locales.

Fuentes dijeron a Reuters el viernes que la medida sería parte de un esfuerzo más amplio para limitar las inversiones estadounidenses en las compañías chinas, en medio de crecientes preocupaciones de seguridad sobre sus actividades.