(AmericaEconomía) El gobierno brasileño reiteró sus planes para privatizar el máximo de empresas estatales posibles y «devolver a la sociedad» del país lo que le corresponde, informaron fuentes oficiales.

El ministro de la Casa Civil, Onyx Lorenzoni, aseguró que Brasil tiene 1,4 trillones de reales (US$337.350 millones) en activos para poder ser privatizados y que hasta final de año, el Ejecutivo realizará licitaciones de carreteras, empresas de energía, comunicación, petróleo y acero.

«Hoy tenemos 22 empresas en proceso de privatización. La tesis es la siguiente: cabe al estado facilitar la defensa, la seguridad, la salud junto con la sociedad, la educación, y punto final. El resto, quien tiene que hacer, son los brasileños y brasileñas. Nosotros lo venderemos todo, devolviendo a la sociedad brasileña lo que es suyo», dijo Lorenzoni en un acto en Caxias do Sul (sur del país).

El gobierno de Jair Bolsonaro anunció desde que ganó las elecciones el año pasado la intención de deshacerse del máximo de empresas estatales para recaudar dinero con el que hacer frente a la gigantesca deuda que tienen las cuentas públicas brasileñas, aunque por el momento, las privatizaciones van a ritmo lento.