(Pulso) La iniciativa parlamentaria que busca reducir la jornada laboral de 45 horas a 40 que impulsan las diputadas (PC) Camila Vallejo y Karol Cariola, tiene a la minería dedicando gran parte de su tiempo a analizar sus efectos. Esto, dado que, a diferencia de otras industrias, el sector funciona con un sistema laboral flexible y con turnos, alternando jornadas de trabajo con descanso.

Es así como Codelco elaboró un informe interno que detalla el impacto que tendrían para la estatal tanto la propuesta de 40 horas como la alternativa de 41 horas con flexibilidad que propuso el gobierno. En el documento, al que tuvo acceso Pulso, se asegura que con ambas propuestas es posible ajustar las jornadas ordinarias y discontinuas con un mínimo impacto, pero en el caso del proyecto de 40 horas, se debe reducir el tiempo diario entre 24 a 36 minutos del turno por día, dependiendo de la jornada actual, además de incorporar nuevos descansos.

En el escenario en que se reduzca la jornada a 40 horas, Codelco proyecta una pérdida de producción de US$171 millones anuales.

Ahora, si Codelco quiere mitigar ese efecto, deberá incorporar dotación adicional para asegurar la continuidad operacional, además de renegociar con 33 sindicatos los acuerdos de jornada excepcional. El aumento de la dotación se calcula en 900 nuevos puestos del personal propio y 1.800 contratistas.

Si la minera decide tomar este camino, el efecto en costos sería de US$147 millones al año, US$24 millones menos que el impacto en producción si decide no sumar más personal.

41 horas

En el documento también se analiza el impacto que tendría para la empresa el proyecto de 41 horas con flexibilidad que presentó el gobierno. Al respecto, se sostiene que también es posible ajustar las jornadas ordinarias y discontinuas con mínimo impacto. Para el caso de las jornadas excepcionales, estas no debiesen modificarse si es que se considera la indicación de un nuevo artículo (29 bis) al código del trabajo.

El artículo en cuestión del proyecto de 41 horas plantea que las partes, sin intervención de la autoridad laboral, puedan acordar un sistema de jornada excepcional. Además, se propone como marco para la determinación de las jornadas lineamientos similares a los que hoy regula la Dirección del Trabajo, manteniendo inalterable el hecho que las referidas jornadas deberán contemplar un promedio semanal máximo de 45 horas.

En relación con el contenido del informe, el ministro de Minería, Baldo Prokurica, sostuvo que “la gran minería del cobre es intensiva en todo lo que es trabajo y horario, porque se trabaja por turnos y es muy difícil hacer calzar los turnos cuando hay una reducción como esta, que no tiene la flexibilización necesaria”.

El gobierno citó a una comisión transversal para realizar una discusión respecto de la jornada laboral.