(El Mercurio) El brazo minero del grupo Luksic, Antofagasta plc, ajustará la meta de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) que comprometió hace más de un año.

El objetivo es aumentar las 300 mil toneladas de C02 equivalentes que plantearon bajar al 2022. Esto representa cerca del 10% de las emisiones totales de sus operaciones, todas ubicadas en Chile.

El presidente ejecutivo de la compañía, Iván Arriagada, explica que el haber reducido ya en 15% la intensidad de sus emisiones (volumen de C02 por tonelada de cobre producida), los tiene en un buen pie para fijarse un objetivo más exigente, que esperan dar a conocer a más tardar durante la primera mitad de 2020.

[Sigue leyendo este tema en la edición impresa del diario]