(Pulso) A casi un mes del estallido de la crisis social, cuantificar los impactos para la economía es la principal duda que ronda en el mercado. Hasta no tener claridad respecto al nuevo escenario, la posición defensiva entre inversionistas locales presiona cada vez más a la Bolsa de Santiago. Desde el inicio de las protestas, el 18 de octubre, el IPSA acumula un desplome de 12,5% en moneda local, lo que se traduce en una pérdida de US$27.884 millones en capitalización bursátil.

En es periodo, es el índice accionario de peor desempeño en el mundo. De hecho, Enel Américas es la única acción que ha rentado, con una tibia alza de 4%.

“Respecto a nuestra visión, hemos realizado ciertas sensibilizaciones en particular con respecto a confianza empresarial, utilidad de las empresas del Ipsa, tipo de cambio y tasas de interés, de manera de entregar escenarios posibles para lo que resta del año”, explica Pamela Auszenker, subgerente de estudios de Bci Corredor de Bolsa. A pesar del incierto panorama, pareciera ser que la situación preocupa más a inversionistas locales que a extranjeros. Desde el estallido de la crisis, el ETF que sigue acciones chilenas registra un ingreso de capitales de US$38 millones. En la vereda opuesta, el IPSA Now registra un retiro de fondos por US$413 millones.

“Considerando el escenario actual, la sensibilización más exigente tendría un IPSA finalizando en 4.420 puntos, mientras que un escenario alternativo entregaría un IPSA en niveles de 4.740 puntos aproximadamente. Tomando en consideración las estimaciones de mercado, la sensibilización entregaría un IPSA en niveles de 4.800 puntos”, agrega, Auszenker.

Salfacorp

Salfacorp encabeza el listado de acciones más castigadas por los inversionistas. Con una caída de 44% desde el inicio de las protestas, la compañía acumula una pérdida de US$190 millones en capitalización bursátil. Las dudas respecto a los impactos de la crisis social en la economía local mantiene estancados los proyectos de inversión, lo que golpea a la compañía ligada a la construcción.

ILC

Uno de los principales malestares de la ciudadanía se centra en el sector previsional. En esa línea, ILC (controladora de AFP Habitat, entre otros negocios) se ubica en el segundo puesto del listado de acciones más castigadas desde el inicio de la crisis social. En ese período acumula una caída de 42%, lo que se traduce en una pérdida de US$54 millones en capitalización bursátil. “Lógicamente la más afectada debe ser ILC, porque tiene negocios en AFP e Isapre, negocios altamente cuestionados por el movimiento social y que se podría ver afectado por un cambio estructural mayor”, explica Guillermo Araya, analista de Renta4.

Ripley

No ha sido un buen año para el retail nacional, y con el estallido de la crisis el escenario se tornó aún más complejo. En ese contexto, las acciones de Ripley acumulan una caída de 38% y se ubican en el tercer puesto del ranking de los papeles más golpeados. Desde el 18 de octubre, la compañía acumula una pérdida de US$480 millones en patrimonio bursátil. La exposición de la compañía al mercado local y la baja liquidez de sus acciones, son los principales factores que explican el negativo desempeño. “Cuando hay eventos de salida de flujos o rescates, los fondos tienen que salir a vender sus posiciones de forma forzada para devolver el dinero a sus clientes. En situaciones como la actual, no hay tiempo para armar un bloque al precio justo y, por lo tanto, el vendedor tiene que aceptar cualquier oferta que haya en el mercado. Con acciones más liquidas no hay tanta separación entre las puntas de venta y compra, como sucede con acciones menos liquidas”, explicó el Head de Equities Regional de Credicorp Capital, Santiago Arias.

Grupo Security

En el cuarto lugar se ubican las acciones de Grupo Security, con un retroceso de 33,7%. El castigo de los inversionistas supone una pérdida de US$402 millones en patrimonio bursátil. Ante la presión de los fondos por liquidar posiciones, las acciones menos transadas sufren mayores impactos en el precio de sus acciones.

IAM

Las compañías ligadas a servicios básicos regulados son las más expuestas a los cambios regulatorios. En ese contexto, la matriz de Aguas Andinas se ubica en el quinto puesto del listado de las acciones más castigadas. Desde el 18 de octubre, IAM acumula un retroceso de 24,8%, lo que se traduce en una pérdida de US$410 millones en capitalización bursátil.

Itaú Corpbanca

La exposición de los bancos al ciclo económico golpea a las acciones de Itaú Corpbanca. De hecho, en términos de estrategia, los analistas recomiendan invertir en acciones cuyos ingresos provengan del extranjero o exportaciones. Con un retroceso de 23,4% desde el estallido de la crisis social, Itaú se ubica en sexto puesto del listado de las mayores bajas del IPSA. El castigo de los inversionistas implica una pérdida de US$1.086 millones en capitalización bursátil.