(Emol) En febrero de 2021 debía hacerse operativa la ley que establece el pago a 30 días. Sin embargo, la contingencia de la crisis social y política, y la realidad de diversas áreas productivas ha llevado a las propias empresas a solicitar que se acelere la entrada en vigencia de esta norma.

A raíz de este escenario, la iniciativa en segundo trámite legislativo fue aprobada por unanimidad -en general y particular- por los legisladores presentes en la última sesión ordinaria.

De esta forma, la llamada ley de pago a 30 días, comenzará a materializarse en un plazo de 3 meses desde publicada esta norma, es decir, entre febrero y marzo del 2020.

El senador José Miguel Durana, presidente de la Comisión de Economía, dio cuenta del texto a la Sala, explicando por qué resulta necesario apurar este cuerpo legal.

«Hoy las pymes están en crisis y creemos que con un efectivo pago a 30 días, podríamos contribuir en algo a su reactivación», comentó y añadió que «es necesario revisar los temas asociados como la emisión de guías de despacho, los registros de los contratos que celebran las partes y el pago del IVA al crédito».

En tanto, el ministro de Economía, Lucas Palacios, destacó que «esta es una muy buena noticia porque es una apuesta transversal que están haciendo todos los sectores políticos por las pymes. Son las micro, pequeñas y medianas empresas las que van a sacar adelante al país, como siempre lo hacen, pues representan el 98% de las empresas del país y más del 50% de los empleos en Chile».

«Desde el Gobierno estamos ocupados de entregarles todas las herramientas para que puedan ponerse de pie cuanto antes, generando desarrollo y puestos de trabajo para las familias chilenas. Las pymes significan miles de empleos, familias esforzadas, y lo que necesita el país para salir adelante es ayudarlas en esta difícil situación que las está aquejando. Confío en los emprendedores chilenos, pero ahora necesitan ayuda y se las vamos a dar», complementó.