(Pulso-La Tercera) Las fluctuaciones del tipo de cambio han sido una de las mayores preocupaciones para el mercado financiero local. Y es que el estallido de la crisis social derivó en un fuerte desacople del peso chileno frente a sus fundamentales: mientras el dólar acumula alza de $66, el precio del cobre se ha elevado 5% desde el 18 octubre.

Si bien el Banco Central delineó un complejo escenario para la economía local, JP Morgan entrega una cuota de optimismo: “Alza en los precios del cobre podrían estabilizar el peso chileno y contribuir en un repunte del crecimiento”, indicó un reporte del banco de inversión norteamericano.

En medio de los vaivenes de la guerra comercial, el cobre se encamina a despedir el año en US$2,7465 la libra, lo que supone un alza de 1,5%.

En concreto, el escenario base de JP Morgan para Chile en 2020 indica que las protestas sociales se traducirán en un deterioro de las arcas fiscales y un aumento en los costos para inversión. Pero destacan que el mejor contexto global podría sostener al peso chileno.

Para justificar su visión, el banco de inversión norteamericano indica que el repunte de la actividad manufacturera y los positivos pronósticos económicos para China durante el primer semestre de 2020, “nos hacen confiar en un rebote en los precios del cobre, con menores vientos en contra”.

“Nuestros economistas tienen la certeza de que la disminución de las tensiones geopolíticas y la flexibilización de las políticas monetarias retrasarán una recesión, aumentarán el crecimiento y extenderán la expansión económica el próximo año”, indicó

De esta forma, JP Morgan pronostica que los precios del metal rojo podrían elevarse hasta US$2,8349 la libra durante el primer semestre del próximo año.

Una visión similar tienen los analistas de Goldman Sachs, quienes proyectan un fuerte repunte en la demanda de cobre por parte de China.

“En el futuro, somos considerablemente más constructivos. En los próximos dos años, esperamos un fuerte crecimiento en la terminación de proyectos que fueron retrasados en 2019. Esta tendencia comenzó en agosto, especialmente en el sector inmobiliario”, señala un reporte del banco de inversión.

De esta forma, Goldman proyecta que en un plazo de seis meses los precios deberían aumentar a US$2,8493, mientras que en un horizonte a doce meses estiman un valor de US$3,1751.

Los analistas de Goldman apuntan a que la agenda de estímulos para proyectos de infraestructura del gobierno asiático elevarán el consumo de cobre refinado de China a 3.5% en 2020, desde sólo un 0.5% en 2019.

“A nivel mundial, esperamos que la demanda de cobre caiga un 1,1% en 2019, pero que aumente un 2% el año siguiente”, concluye el reporte.