Cochilco dio a conocer este jueves las principales conclusiones del Informe de Tendencias del Mercado Internacional del Cobre, correspondiente al cuarto trimestre de 2019, que contiene las proyecciones de la Institución sobre precio del cobre, demanda y oferta del metal para los años 2020 y 2021.

Cochilco informó que para este año proyecta un precio promedio de US$ 2,85 la libra, lo que implica un alza de 13 centavos de dólar respecto del cierre de 2019 que fue de US$ 2,72 la libra. Mientras que para 2021 también prevé un aumento, llegando a un valor promedio del commoditie de US$ 2,95 la libra.

El director de Estudios y Políticas Públicas (S), Víctor Garay, explicó que Cochilco pronostica un alza del precio del cobre para este año, respecto de la actual cotización, dada la mayor estabilidad económica mundial generada tras el acuerdo comercial suscrito entre Estados Unidos y China, pero que la velocidad de recuperación dependerá del cumplimiento de dicho acuerdo; así como del crecimiento de la economía asiática. Agregó que a este contexto hay que sumar nuevos factores que generan incertidumbre en el mercado como lo son la actual tensión geopolítica entre Estados Unidos e Irán, y el surgimiento del Coronavirus en China.

[VEA TAMBIÉN: Juan Carlos Guajardo: “De no haber ningún otro evento exógeno al mercado del cobre, debería haber un repunte”]

“Sin perjuicio de que existen ciertos hechos -que tienen que ver con el consumo- que están ocurriendo a nivel global y que naturalmente tienen efectos en la economía nacional, Cochilco prevé para los próximos meses una mejor proyección del precio del cobre, es decir, un mayor consumo de éste y otros minerales. Considerando las macrotendencias económicas, como la electromovilidad, las ERNC, entre otras, el cobre y otros minerales seguirán siendo fundamentales, por lo tanto, el sesgo al alza que se vislumbra para 2021 es una buena noticia para el país”, señaló el subsecretario de Minería, Ricardo Irarrázabal.

Oferta y demanda de cobre

?Respecto de la situación de demanda de cobre mundial, el director de Estudios y Políticas Públicas (S) señaló que durante 2019 no se registró crecimiento pero que para el periodo 2020-2021 se prevé una lenta recuperación.

“Esta pausada mejoría se produciría pese a que factores coyunturales como el Coronavirus en China y la tensión entre Estados Unidos e Irán que están generando inestabilidad en el precio. Para el mediano plazo se prevé un contexto económico más estable tras el acuerdo comercial suscrito entre Estados Unidos y China,  así como expectativas de un nuevo acuerdo que eventualmente eliminaría los aranceles impuestos por Estados Unidos., permitiendo avanzar hacia un creciente grado de normalización de flujos comerciales globales, la principal fuente de crecimiento de los consumidores del metal. A esto se suman las crecientes restricciones a las importaciones de chatarra de cobre por parte de China, conjuntamente con la continua expansión de la capacidad de fundición”, explicó.

En relación a la oferta mundial del cobre, el experto de Cochilco señaló que el año pasado la producción mundial de cobre se expandió 0,8% debido a la baja productiva en Zambia, Indonesia y en menor medida en Chile. Para el periodo 2020 y 2021 de prevé una recuperación de la oferta de 1,1% y 2,6%, respectivamente, siendo Zambia, Indonesia y Perú los aportantes más relevantes de esta nueva oferta de cobre.

El reporte de Cochilco señala un alza de la demanda de cobre de China de 1,2% para 2020 y 2021.

En el caso de Chile, se prevé que la producción de cobre llegue a 5,87 millones de toneladas en 2020, esto es 1,5% más que el año anterior; y a 5,91 millones de toneladas en 2021, lo que representa un alza de 0,7%.

Respecto al balance mundial del mercado del cobre, el director de Estudios y Políticas Públicas (S) señaló que “durante 2019 predominó una condición de ligero superávit de cobre, de 50 mil toneladas, equivalente a un día de consumo global. Para 2020 se prevé una condición de déficit, inducida tanto por la recuperación de la demanda global de metal, el lento crecimiento de la oferta y una menor producción de cobre secundario, proveniente del procesamiento de chatarra. Esta condición de mercado se revertirá en 2021 cuando se produciría un superávit de 88 mil toneladas”, explicó Víctor Garay.