(Pulso) Intensas han sido las jornadas de trabajo durante los últimos días al interior de Chilena Consolidada. Es que la firma sindicada por Codelco de ser parte del “fraude orquestado” que acusa ser víctima durante 14 años, ya está trabajando en la elaboración de su defensa, en los dos posibles escenarios que vislumbra se podrían concretar en el horizonte.

De partida, la firma baraja la opción de una potencial multa de la Comisión de Mercado Financiero (CMF) por su rol en la estafa que Codelco acusa por los sobrecostos en las pólizas de los seguros de vida y accidentes de tres sindicatos de Chuquicamata y uno de Radomiro Tomic, donde la estatal ya habla de un impacto económico de US$ 22 millones, si es que la CMF determina que hubo algún tipo de falta de diligencia en la compañía. Pero en Chilena Consolidada también están preparando toda la artillería legal para enfrentar las acciones judiciales que lanzó Codelco, tanto en el ámbito civil como penal. En toda esta artillería, la compañía cuenta con la asesoría de Cristóbal Eyzaguirre, abogado y socio de Claro & Cia.

Cada una de estas aristas están siendo abordadas por un carril separado por parte del comité de estrategia de Chilena Consolidada, instancia que lidera la ejecutiva clave que Zurich colocó en Chile para enfrentar este caso, Claudia Dill, y donde trabaja con la directora de la firma, Lucía Santa Cruz, y la gerenta general interina, Carola Fratini. En esta instancia, indican fuentes cercanas a la compañía, se han puesto sobre la mesa “distintas ideas fuerza y argumentos”, e incluso señalan que dentro de las estrategias que se están barajando “perfectamente existe el escenario de ganar un juicio y ser multados por la CMF”. Sin embargo, las potenciales multas que lleguen a sufrir “de todas maneras se van a judicializar”, recalcan las fuentes.

Pero pese a eso, la firma ha mostrado su amplia disposición a colaborar. Ese fue el mensaje que entregaron ante el organismo que lidera Joaquín Cortez, instancia que está recabando todos los antecedentes del caso y que hace pocos días volvió a pedir información a la aseguradora, que sería de carácter general, indica una fuente cercana a la firma.

“En una segunda etapa pasarán a pedir antecedentes más específicos”, recalca la fuente y añade que normalmente en todo este proceso de análisis, el regulador se toma entre seis meses a un año, con el fin de tener clara la convicción de sancionar.

No se negociará con Codelco

Uno de los puntos que en Chilena Consolidada tienen claro, es que no habrá una negociación paralela con Codelco. Todas las instancias de conversación se agotaron antes de la artillería legal que implementó la minera y donde la aseguradora solo estuvo dispuesta a devolver las primas cobradas en exceso entre el 13 de agosto de 2018 -fecha en que la firma Gestión y Servicios deja de entregar asistencia a Chilena Consolidada- y el vencimiento de las pólizas en el 2019.

La cifra pactada en el borrador de acuerdo fue de UF 28.500, un poco más de US$ 1 millón, monto que Codelco rechazó. Pero hoy la minera también está analizando flexibilizar su postura, ya que al iniciar el proceso buscaba la retribución total del impacto económico acusado. Sin embargo hoy, entre los asesores de la minera, ya se está hablando de una cifra menor.

Pese a eso, en Chilena Consolidada son firmes. “El único camino hoy es llevar esto a un juicio público, tanto por la compañía como por Codelco, ya que la minera necesita transparencia en este caso”, señala una fuente ligada a la aseguradora.

Es que además saben que Codelco no va a ceder en un caso tan polémico, pues si acepta un potencial acuerdo podría generar un resquemor público mayor y un daño reputacional enorme, añade la fuente. “Codelco quiere evitar a toda costa un juzgamiento social y político”, destaca.

Además, desde que se conformó el comité estratégico de la aseguradora y se contrató la asesoría de Claro & Cia, el camino del diálogo paralelo se cortó, indica un cercano al equipo asesor de la firma.

Lo que la compañía de seguros quiere dejar de manifiesto es que en este caso podrían existir responsabilidades compartidas. Por eso, la primera ofensiva pública de la firma ligada a Zurich fue acusar a la estatal de que jamás ejerció sus facultades de fiscalización y que en vez de asumir su culpa, la minera “procure instrumentalizar” a la aseguradora para “destrabar sus negociaciones colectivas y salvar su propia responsabilidad”.

Al respecto, dentro del escenario que se baraja en el comité está el que Codelco tenga derecho a reembolso, pero lo que le interesa a la privada es que se establezca que el directorio de Chilena Consolidada no tuvo responsabilidad en el problema. También demostrar que la compañía no ha actuado corporativamente con dolo y que problemas de personas específicas no afecten reputacionalmente a la firma”, recalca una fuente cercana a los asesores de Chilena.

Codelco está solicitando la entrega de mayor información por parte de Chilena Consolidada en el marco de la medida prejudicial que lanzó en el 29° Juzgado Civil de Santiago, por lo que es probable que en los próximos días se llame a una nueva audiencia de exhibición.