(Pulso-La Tercera) El banco de inversión suizo se basa en lo ocurrido a mediados de los años 30, donde en “un muy corto”, los precios se desplomaron, para luego comenzar una lenta recuperación.

“Los temblores deberían resonar por algún tiempo y esta incertidumbre requiere una visión neutral. El petróleo se ve enormemente sobrevendido más allá de 2020. El brote de virus eliminó el crecimiento de la demanda, incluso después de dar cuenta de un repunte económico en la segunda mitad”, se lee en un reporte del banco.

Así, Julius Baer estima un precio de US$40 para los próximos tres meses y de US$50 el barril en un horizonte a 12 meses.

Al cierre de las operaciones, el Brent se ubicó en US$34 por barril, mientras que el WTI finalizó la jornada en US$31 el barril. Ambos acumulan una caída de 20% en sólo tres jornadas.

Por otro lado, en medio del desplome en los precios de la mayoría de las materias primas, el oro captura la atención de los inversionistas, al ser considerado activo refugio.

Sin embargo, a pesar del incierto rumbo que tomará la economía global, Julius Baer recomienda adoptar una visión neutral frente al oro.

A juicio del banco de inversión, los riesgos para el crecimiento de la economía global ya se reflejaron en los precios del oro. Esto, sin considerar un escenario recesión, lo cual podría impulsar aún más los precios. a menos de que el mundo entre en recesión.

Para los próximos tres meses, Julius Baer proyecta un precio de US$1.625 la onza, mientras que en un pazo de 12 meses, estiman un nivel de US$1.600. Al cierre de las operaciones, el oro se ubicaba en los US$1.642 la onza.

Sobre el desempeño del acero JP Morgan indica que las exportaciones sufrieron una brusca caída de 28% entre enero y febrero, según las cifras publicadas por China el 7 de marzo pasado.

“Dado que la demanda interna se vio algo apagada debido al brote de COVID-19, el aumento en la producción ha resultado en una fuerte acumulación de inventario, que actualmente se encuentra en niveles récord. Debido a los altos niveles de inventarios, nosotros esperamos que las exportaciones de acero aumenten sustancialmente en marzo”, se lee en el reporte.

Así, los analistas de JP Morgan tienen una visión negativa para los precios del acero en el mediano plazo, ya que la demanda se mantendrá débil y los precios mantendrán la tendencia alcista.