(mch)Este viernes, la Bolsa de Metales de Londres estuvo cerrada, ante lo cual el último indicador disponible corresponde al jueves 07, cuando el precio del cobre se situó en cUS$237,1 la libra, un alza de 3,3% respecto del viernes anterior , comportamiento que según el Informe Semanal del Mercado Internacional del Cobre elaborado por Cochilco, se explica principalmente por tres razones.

Una tiene relación con el progresivo desbloqueo de economías desarrolladas en algunos países de la Unión Europea y Estados Unidos, que mejoró las expectativas de recuperación del consumo de bienes y producción, induciendo el alza del valor de los activos de renta variable en las principales plazas bursátiles a nivel global. Parte de este impulso en las expectativas se transfirió a los commodities.

[VEA TAMBIÉN: Codelco reactiva proyectos suspendidos por la emergencia]

A ello se suma que en abril China registró un alza significativa en sus importaciones de cobre (13,9% en refinado y 22,5% en concentrados de cobre).

Junto con ello, persiste la caída en los inventarios de cobre refinado en bolsas de metales, de 6,8% la presente semana y 20% en las últimas tres semanas.

Proyecciones poco auspiciosas

Pese este positivo escenario, el análisis de Cochilco puntualiza que el precio del cobre no logra superar los cUS$240 la libra desde el 13 de marzo. Esto, debido a que los fundamentos de la demanda global de cobre para 2020 son pesimistas. En tanto, las previsiones de recortes de producción de cobre a nivel mundial conocidas a la fecha, no serían suficientes para eliminar el superávit de metal previsto para el presente año.

Cabe destacar que, pese a que durante abril las importaciones chinas de cobre bruto (refinado, ánodos y productos semielaborados de cobre) registraron un alza anualizada de 13,9%, y las de concentrados de cobre un 22,5%, otras cifras pusieron en alerta al mercado.

Es así como las importaciones de bienes y servicios retrocedieron a una tasa anualizada de 14,2% en abril, frente a la baja de 1% registrada en marzo. Por el contrario, las exportaciones se expandieron 3,5% en abril frente a la baja de 6,6% en marzo.

Estas estadísticas de comercio exterior evidencian que el consumo doméstico de China aun presenta un fuerte retroceso, y el aumento exhibido por las exportaciones de abril probablemente se revertirá en los próximos meses.