(El Mercurio) Hace algunas semanas, cuando la ciudad de Madrid alcanzó el peak de casos de coronavirus, la demanda de oxígeno en la capital española se quintuplicó, y a nivel nacional se duplicó, obligando a reforzar el abastecimiento de este insumo medicinal, que es clave en la primera etapa del tratamiento del Covid-19, previo al uso de los equipos más sofisticados como los ventiladores mecánicos.

Marcelo Torres, gerente general de Indura, uno de los principales proveedores de oxigeno a nivel local, dice que existe la posibilidad de que Chile replique esa trayectoria de consumo de oxígeno líquido, considerando que los niveles de población de Madrid y la Región Metropolitana son similares, en torno a los siete millones de personas.

El ejecutivo agrega que con esta proyección en mente, la empresa ajusto y reenfocó sus operaciones para estar en condiciones de responder a este eventual incremento en la demanda de oxígeno, alza que -en todo caso- hasta ahora no se ha producido, ya que el consumo del área hospitalaria se mantiene en niveles similares a los del año pasado, previo a la pandemia.

 [Sigue leyendo este tema en la edición digital del diario]